Curiosidades sobre el otoño

El otoño es una de las estaciones del año más hermosas. Si bien el color de sus hojas y los cambios de clima que implican la llegada del invierno hacen pensar en sentimientos como la nostalgia, no se puede obviar el encanto que lo distingue.

Las lluvias, así como el descenso de las temperaturas, indican que un cambio sucede: llega el otoño, una estación que dará paso al tras 89 días y 20 horas al invierno.

 La presencia del otoño se hace visible también con el cambio de horario. A partir del acortamiento de los días producido porque el sol sale más tarde en las mañanas y se oculta antes, se le atrasa una hora a las manecillas del reloj. Esto sucede de manera anual el tercer domingo de octubre.

En consonancia con el sol y debido a que se encuentran menos expuestas a él, las plantas comienzan a perder las hojas, esto se hace más visible en unas latitudes que en otras.

Y es que las plantas dependen del sol para realizar el proceso de la fotosíntesis mediante el cual obtienen los nutrientes y el agua que necesitan para vivir, así como transforman el dióxido de carbono en oxígeno. Al aumentar el frío y disminuir el sol esta acción se ve interferida y las hojas caen.

De igual forma, el proceso de caída de las hojas se ve acelerado por los cristales de agua congelada. A esto se suma el hecho de que debido a la congelación de los suelo la absorción de nutrientes se le dificulta a las raíces pues estos no se encuentran disueltos.

Por otro lado, la llegada del otoño tiene una explicación. Y es que esta estación al igual que el resto se encuentra determinada por el paso de la Tierra alrededor del sol. 

De tal forma, llega el otoño cuando el centro del sol es visto desde la Tierra y el planeta pasa el ecuador celeste simulando movimientos hacia el sur.

La astronomía puede determinar cuándo se iniciará una estación teniendo en cuenta el calendario y el tiempo en que la Tierra orbita alrededor del sol.

Comentaris


No hi ha cap comentari

Comenta aquest article

Publicitat
Publicitat