Qué necesito para obtener la cédula de habitabilidad y para qué la necesito

El mes de agosto es un periodo tradicionalmente muy activo en alquileres y toma de decisiones para la compra de viviendas. Está cercano el inicio del curso académico y los estudiantes deben buscar piso. Por otra parte, las jornadas de descanso permiten hacer las pertinentes visitas, en el caso de los interesados en comprar.

 

Si cuentas con un piso, casa o apartamento disponible, debes saber que hay una normativa que debes cumplir. Tanto para alquilar como para vender, es imprescindible contar con la cédula o permiso de habitabilidad. Se trata de un documento que acredita que el inmueble cumple las normas mínimas para uso residencial, según exige el decreto 141/ 2012.

 

El documento tiene una validez de 15 años y es la garantía de que el inmueble es apto para vivir y que cumple con todos los requisitos mínimos para ello.

 

El documento lo expide un profesional acreditado para ello, así que el primer paso, si deseas iniciar los trámites para adquirirlo, es buscar un arquitecto para gestionar la cédula de habitabilidad.

 

Imagen: pexels.com

 

Cédula de habitabilidad ¿también en viviendas de segunda mano?

 

La cédula de habitabilidad no es exclusiva de viviendas de obra nueva. El decreto que lo regula obliga a que todo tipo de residencias, incluidas las de segunda mano, dispongan de dicho certificado.

Tampoco es un documento que se atribuya únicamente a viviendas reformadas. Es decir, sea cual sea el estado de la vivienda en venta o alquiler, debe contar con la cédula de habitabilidad.

¿Qué incluye exactamente la cédula de habitabilidad?

La cédula de habitabilidad incluye una descripción de la vivienda con detalles como la dirección, superficie, habitaciones, tipo de espacios que contiene y solo puede ser emitida por un arquitecto, un arquitecto técnico o un aparejador.

Es decir, dichos profesionales avalan su trabajo durante todos esos años. De ahí que sea fácil entender la enorme responsabilidad que asumen y que la cédula es mucho más que un mero trámite administrativo. Es la garantía de que nuestra vivienda es apta para vivir en ella, al menos, durante los próximos 15 años.

Para emitirla, el arquitecto encargado de ello realiza previamente una visita al inmueble.

 

¿Cuándo me solicitarán la cédula?

Hay distintas situaciones en las que necesitarás la cédula de habitabilidad:

  • Al alquilar tu vivienda. Es requisito indispensable para poder inscribir la propiedad en el organismo que corresponda. Varía en función de cada Comunidad Autónoma.

· Al vender tu casa o piso. La cédula es necesaria para que conste como bien inmueble en todo momento ante la venta. Una vivienda sin sin cédula de habitabilidad, no es considerada como tal, sino una simple propiedad. Esto puede provocar que el precio sufra una importante devaluación en el mercado.

· Para pedir una hipoteca o préstamo. La entidad bancaria con la que realices los trámites, te solicitará una copia de la cédula.

· Para contratar suministros. Las compañías de luz, agua y gas están obligadas por ley a no ofrecerlos a viviendas que carezcan de los permisos oportunos para ello. Esto se hace extensible a las viviendas de alquiler, lo que implica que si la vivienda no cuenta con la cédula de habitabilidad, el inquilino no podrá dar de alta los suministros.

· Para la contratación del seguro de hogar. La cédula es uno de los documentos que te solicitará la aseguradora. Lo necesita para cubrir un posible accidente derivado de un fallo estructural.

¿Sorprendido del alcance de la cédula de habitabilidad? Consulta con un arquitecto y pon al día tu vivienda.

Comentaris


No hi ha cap comentari

Comenta aquest article

Publicitat
Publicitat