Atlas de una oficina cómoda y práctica

¡Se acabaron las oficinas grises y opacas! Los tiempos en los que los lugares de trabajo evocaban a los propios de la Revolución Industrial, sin apenas luz natural y con mesas dispuestas una tras otra como si de una cadena de montaje se tratara, acabaron. Hoy día, el diseño es tan importante como la funcionalidad en la oficina, más si tenemos en cuenta que en muchas ocasiones éste es punto de encuentro para nuevos clientes y queremos que se lleven una buena impresión de nuestro trabajo a primera vista.

Por ello, es natural que en muchas ciudades donde el diseño impera y donde el foco de posibles clientes es enorme, caso de las reformas de oficinas en Barcelona, Madrid u otras ciudades que cuenten con un importante polo de desarrollo de empresas, ya no sólo se busque un lugar donde producir, sino un lugar desde donde proyectar una imagen, una marca. De esta forma conceptos como el de “oficina abierta” son la tónica general en zonas como el 22@ o el Cuatro Torres Business Area. ¿Qué patrones siguen este tipo de oficinas?

 

 

reformas de oficinas en Barcelona

¡Nada cara a la pared!

Lo primero que una oficina acorde a estos principios de oficina amigable quiere y desea es algo también muy común para nuestra vivienda. Y no es otra cosa que vivir con el sol de frente: que la luz natural ilumine el máximo de espacio posible.

Y es que la luz solar aporta alegría y elimina toda sensación de ahogo y reclusión: dos sentimientos que van en contra de lo que una oficina S.XXI debe transmitir y cuya supresión ayuda a que los trabajadores se sientan confortables.

Por ello, si tenemos un potente foco de luz como puede ser unos ventanales o una fachada acristalada, debemos orientar todas las mesas hacia ese punto, para evitar sentimientos de negatividad, además de para efectos prácticos como el de evitar reflejos en las pantallas que dificulten la visibilidad de éstas.

¡Fuera tabiques!

Otro de los factores por los que la oficina contemporánea lucha es por romper con los roles directivos de la empresa a simple vista. Una oficina digna de un prestigioso distrito financiero prescinde de las arcaicas box offices prefabricadas que separan la sección “de mando” de la “obrera”.

Una oficina actual es un espacio abierto de trabajo, donde no se distingue entre peones y mandamases, y donde fluye la energía y la comunicación libremente sin barreras ni fronteras.

Un toque natural

Ya lo comentamos en el caso de la luz solar: hay que luchar contra la sensación de ahogo, contra el sentimiento de reclusión. Por desgracia es poco práctico (y productivo) situar nuestro lugar de trabajo en un parque o espacio natural, pero sí que podemos (y debemos) recrear las sensaciones que estos espacios transmiten en nuestra oficina.

No basta con un frondoso helecho sobre los estantes de los archivadores, sino trasladar la sensación de espacio abierto y natural a cada rincón: que la máquina de café no se sitúe al final de un pasillo oscuro y hostil, sino junto a un ventanal o una composición de plantas naturales, y que se cuide las sensaciones mediante prácticas como la colorterapia, aromaterapia, etc.

 

Comentaris


No hi ha cap comentari

Comenta aquest article

Publicitat
Publicitat