¿Cómo los wearables y smartwatches mejorarán nuestra salud?

No es la primera vez que hablamos de las conexiones entre los dispositivos wearable que están llegando al mercado últimamente y nuestra salud. Hace poco hablamos de cómo la información de nuestras pulseras de actividad podía darle información importante a nuestra médico para conocernos mejor y diagnosticar con más facilidad. Hoy vamos a ir un paso más allá y vamos a ver que los wearable que tienen que ver con nuestra salud y más concretamente los sensores que estos llevan pueden prevenir situaciones de riesgo y más concretamente salvar vidas.

Esta situación que puede parecer irreal o futurística no lo es tanto para el director médico del Sistema Sanitario Británico (NHS), el doctor Bruce Keogh. En una entrevista para The Guardian, el profesor Bruce Keogh analiza las posibilidades de los wearable en materia de salud y describe los resultados del primer estudio piloto en este campo. Vamos a ver los detalles más importantes y a dar nuestra opinión al respecto.

Para el dr. Keogh el uso de esta tecnología tiene dos consecuencias claras en el sistema sanitario. La primera es la forma en la que los wearables afectan de manera positiva en el control de la salud y de la evolución de las enfermedades en ciertos pacientes y la segunda y casi más importante para un gestor de su responsabilidad es en su traducción en costes que supondrá el uso de estos wearables, sobre todo, en cuanto al hecho de descongestionar los centros de salud y hospitales.

La tecnología a la que se refiere en la entrevista no es otra que dispositivos wearable y smartwatch (leer artículo en prensa) con sensores muy similares si no idénticos a productos dirigidos al gran público que veremos durante este año como por ejemplo la nueva Jawbone Up3.

Con la capacidad de analizar de forma precisa nuestra, temperatura, sudoración e incluso nuestro nivel de líquidos y ritmo cardiaco, estamos ante dispositivos que unidos a un smartphone pueden realmente alertarnos ante un problema serio o hacerlo directamente a un profesional sanitario para que la ayuda esté en camino antes de que se produzca el problema.

¿Y qué problemas son los que se pueden prevenir los wearables?

Keogh destaca a las personas con enfermedades de diabetes, insuficiencia cardíaca, enfermedades en el hígado o incluso asma, como los pacientes potenciales para el uso de wearables ya que ante un leve empeoramiento se puede prevenir situaciones más graves o peligrosas a través del desplazamiento de una unidad médica y el tratamiento preventivo evitando de esta forma la hospitalización y los costes que esto conlleva.

Si bien el doctor se centra mucho en los costes para el Sistema Sanitario Británico para el que trabaja los beneficios para el paciente son claros. Si la administración de diuréticos en el momento preciso puede evitar un problema grave de corazón sólo el hecho de saber que se va a producir un problema ya es una ventaja muy importante. Ir a un hospital rápidamente.

Los pacientes que podrán beneficiarse de estos productos y las enfermedades que pueden tener un diagnóstico preventivo no se limitan a las que comenta el doctor en su entrevista. Si ya hablamos hace poco de Embrace, la pulsera para prevenir ataques de epilepsia, esta misma semana Samsung ha publicado sus avances en EDSAP, un werable que analiza las ondas cerebrales y podría predecir patologías tan importantes como los ictus.

Pulsera Embrace para predecir los ataques de epilepsia

Por último, el profesor hizo mención a los datos registrados en un ensayo de 8 meses de duración entre 2015 y 2016. Para ello se distribuyeron tablets Android en aquellos hogares que participaron en el ensayo junto con una aplicación de la compañía Docobo. Los pacientes, gente de avanzada edad en su mayoría era monitorizada por cuatro especialistas a distancia y al menor cambio en su estado saltaba la alarma que derivaba en ayuda inmediata.

Durante el ensayo se registraron 252 alertas por insuficiencia cardíaca, 181 por problemas respiratorios, 36 infecciones urinarias y 20 relacionadas con diabetes. En la vida real estas situaciones hubieran terminado con la hospitalización de la mayoría, sin embargo, con estas alertas predictivas, el número de ingresos descendió en un 75%. Todo esto con un coste por el sistema de alertas de alrededor de 1€ al día por paciente.

Por lo tanto estamos ante la posibilidad de generar un ahorro muy importante para los sistemas sanitarios públicos o empresas aseguradoras privadas y a la vez salvar vidas. Las preguntas que surgen ahora son ¿Cómo se gestiona ésto? ¿Quién lo financia? ¿Quién analiza la información y con qué niveles de seguridad? 

 

Comentaris


No hi ha cap comentari

Comenta aquest article

Publicitat
Publicitat