Trucos sencillos para ahorrar en la decoración de tu hogar.

Decorar un hogar no es sinónimo de grandes desembolsos y más cuando se nos ofrecen grandes posibilidades consultando publicaciones y páginas en la red que pueden facilitarnos esta labor. Comprar, alquilar, mantener o financiar una vivienda ya nos supone un gran porcentaje de gasto para el presupuesto de muchas personas y familias. Muchos optan por ir a tiendas especializadas o grandes almacenes para adquirir sus muebles y elementos de decoración, es importante en todo momento comparar precios y calidades de los productos, ya que serán parte importante de nuestra vida cotidiana.

Aquí una serie de trucos para ahorrar en casa y desarrollar al máximo la capacidad creativa, los recursos materiales más cercanos y que puede suponer un gran ahorro a nuestro bolsillo.

Ideas económicas para decorar

- Aprovechar el mobiliario anterior puede ser una opción muy adecuada dando una serie de retoques a esos objetos de herencia familiar o abandonados en un trastero. Ante la duda, no tirar nada. Cualquier objeto es susceptible de tener una nueva vida y, con un trabajo de restauración y unos pequeños arreglos, podemos conseguir que forme parte de nuestro salón, alcoba o cocina.

Para todo ello existen muchas técnicas decorativas para conseguir el mejor acabado de estos enseres. Y algunas de ellas solo precisan aplicar algunos productos cotidianos: para nutrir la madera se pueden mezclar dos partes de aceite, cuatro de vinagre y tres de aguarrás y, tras aplicar con un algodón, sacar brillo a las superficies.

- Reciclaje y sostenibilidad: estamos rodeados de envases y objetos que pueden ir al contenedor. El vidrio, la madera, el plástico o el cartón pueden quedarse en nuestros hogares con otra funcionalidad. Cajas de fruta convertidas en estantes, botellas de vidrio decorados, garrafas de plástico que pasan a ser maceteros, palés de obra transformados en mesa o sillón, tapones de corcho como alfombra. Alternativas para que objetos cotidianos de usar y tirar se queden más tiempo en nuestro hogar.

- La Naturaleza nos ofrece también un sinfín de materiales para incorporar a nuestra vivienda: minerales, troncos, hojas, frutos, flores, conchas o fósiles pueden dar a muchos espacios un tono más acogedor con unos pequeños retoques. Una cesta de frutos de otoño, sacos de flores secas, ambientadores naturales con plantas aromáticas, murales con guijarros o candelabros elaborados con cepas de vid pueden hacer que las estancias sean más acogedoras. Un día de paseo por el campo nos puede servir para obtener adornos naturales para decorar nuestra casa.

- El vinilo y el papel como alternativa a la pintura: pintar las paredes y techos con diferentes combinaciones de tonos y colores es una de las soluciones a la decoración de las habitaciones. Otra de las alternativas es la aplicación de vinilos de fácil colocación que se pueden adquirir o incluso personalizar para ambientar cada espacio. Por muy poco dinero existen en muchos establecimientos y páginas una oferta variada si no deseamos utilizar únicamente la brocha o el rodillo. Además del vinilo, el papel, textil o varios materiales se pueden instalar en paredes y zócalos.

- Utilizar la fotografía como elemento decorador: la fotografía propia como de autor es muy importante para dar un toque muy personal a cada espacio. Realizar un árbol genealógico con fotos de la familia, realizar un collage con instantáneas o personas importantes, imágenes de ciudades y paisajes, no tienen porque quedarse dentro de un álbum o en la memoria de un ordenador y pueden ser un elemento esencial en cualquier rincón de nuestra casa.

La imaginación para decorar

Estas y otras muchas ideas y trucos pueden conseguir que el lugar dónde vivimos esté formado por espacios más agradables. La imaginación de los habitantes de la casa será fundamental en todo el proceso junto a la satisfacción personal del trabajo realizado.

 

Comentaris


No hi ha cap comentari

Comenta aquest article

Publicitat
Publicitat