Los beneficios de comprar electrodomésticos de bajo consumo

Los electrodomésticos eficientes en las cocinas modernas

En el ámbito de las cocinas más modernas, los electrodomésticos eficientes de gama superior no tienen aún una gran cuota de mercado, son más caros pero también ofrecen una mayor rentabilidad como vamos a comprobar en el siguiente artículo.

El 52% del consumo de un hogar es responsabilidad directa de los electrodomésticos, aunque gastan bastante menos recursos que los primeros que aparecieron en el mercado. Una lavadora, por ejemplo, necesitaba unos 120 litros de agua para un solo lavado y consumía 2,5 kilovatios en doce servicios. Hoy sin embargo, solo necesita 49 litros de agua para un lavado y 0,7 kilovatios para catorce. Aunque la vida de estos aparatos supera los diez años, para rentabilizar su compra es conveniente pagar un poco más por uno con etiquetado energético de clase A o superior ya que consumen menos. 

En la siguiente tabla podemos ver el consumo de la cocina en electricidad que asciende al 9,3% y los electrodomésticos del total de la casa al 55,2% con especial atención a los frigoríficos, las lavadoras o el lavavajillas.

Por lo tanto, en un momento donde el mercado nos ofrece oportunidades para mejorar el consumo energético de nuestra cocina moderna, es obvio que deberíamos seguir algunos consejos ya no solo para decidir qué muebles de cocina ponemos o su distribución en la decoración, hay mucho más que el propio interiorismo de esta estancia para el disfrute de la gastronomía y que nos aportara un ahorro tanto en eficiencia energética como desde la perspectiva monetaria.  

Rentabilizar la compra de electrodomésticos

Según algunos expertos, los consumidores españoles adolecen de una visión completa del ciclo de vida de los productos, algo que hay que tener muy en cuenta a la hora de compra un electrodoméstico. En este sentido, resaltan que un frigorífico A++ a pesar de tener un precio más elevado que uno de tipo A, es más rentable que este último, teniendo en cuenta el ahorro total de consumo que va a invertir en sus 14 o 15 años de vida útil. Sin embargo, a pesar de esta realidad, la cuota global de aparatos con mayor eficiencia en el mercado europeo está por debajo del 10%.

En la siguiente tabla podemos ver algunos ejemplos de ahorro según el etiquetado:

Para ayudar al consumidor a la hora de adquirir un electrodoméstico eficiente para la cocina de gama superior entre la gran oferta que ya existe actualmente en el mercado nacional, el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) ofrece a través de su web una base con más de 9.000 equipos con etiquetado energético de mejor clase de eficiencia (A, A+, A++). Los datos incluidos proceden de Anfel (Asociación Nacional de Fabricantes e Importadores de Electrodomésticos de Gama Blanca) y Anged (Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución). También podemos consultar una guía sobre consejos para una buena conducta en la cocina

Entender las etiquetas energéticas de los electrodomésticos

Todos los electrodomésticos que se pueden encontrar en el mercado nacional incluyen una etiqueta energética que informa de los valores de consumo de energía y agua (eficiencia), así como de las prestaciones del mismo. Esta etiqueta indica lo óptimamente que un electrodoméstico es capaz de realizar sus tareas. Se trata de un indicativo obligatorio en frigoríficos, congeladores, lavadoras, secadoras, lavavajillas, hornos y aparatos de aire acondicionado.

Existen siete niveles de eficiencia representados por colores y letras (el color verde y la letra A se atribuye a los aparatos más eficientes y el rojo y la letra G a los menos eficientes). En la etiqueta también se destacan otras características de los equipos que resultan demasiado técnicas para los consumidores. Esto es algo que se ha tratado de subsanar en la nueva etiqueta europea que sustituirá a la actual, en ella se utilizarán símbolos y pictogramas en lugar de letras. 

Mayor compromiso para el futuro

La mayoría de los fabricantes de electrodomésticos llevan años trabajando en términos de eficiencia ecológica. Una de las empresas que más ha avanzado en este ámbito es BSH Electrodomésticos, fabricante de marcas como Bosch, Siemens, Balay, Lynx y Ufesa. Entre los mayores retos que tiene abiertos esta compañía destaca el conseguir una mayor reducción de energía y agua a través de las innovaciones que consiga introducir en sus productos.

En este sentido cabe destacar que el Club de Excelencia en Sostenibilidad, galardonó a Siemens Electrodomésticos, marca para la que fabrica BSC, el pasado mes de septiembre por su ecoinnovación, al ser reconocida como mejor práctica en eficiencia energética. 

Uso correcto del electrodoméstico

Pero al margen de los avances tecnológicos que estén incluyendo los fabricantes, es importante también saber utilizar estos aparatos adecuadamente para aprovechar al máximo sus potencialidades. En el caso de los frigoríficos y congeladores, se recomienda ubicarlos en zonas alejadas de los focos de calor, dejando unos 15 y 20 mm entre el aparato y la pared para que puedan ventilar sin problemas. Asimismo, es conveniente evitar abrir el frigorífico si no es necesario, ya que se pierde el frío del interior y el aparato tiene que consumir más para mantener la temperatura idónea.

En lo concerniente a los lavavajillas es recomendable ponerlos en marcha cuando estén completamente llenos y no a media carga. Además, se deben comprobar regularmente los filtros, ya que si están sucios o atascados, el aparato usará más energía en cada lavado y no limpiará bien.

En cuanto a las lavadoras, hay que tener en cuenta que el uso de ciclos a baja temperatura favorece el menor consumo de energía, ya que gran parte del gasto energético es el que se destina a calentar el agua.
Sostenibilidad y reducción del consumo energético

Parece evidente que la transformación de este mercado está tomando impulso poco a poco y a ello han contribuido tanto el desarrollo de la industria como la concienciación de los consumidores. La sociedad en general está asumiendo la importancia que tiene en términos de sostenibilidad, reducir el consumo de energía por su impacto sobre el medio ambiente.
 

Comentaris


No hi ha cap comentari

Comenta aquest article

Publicitat
Publicitat