Cómo realizar un plan eficaz de control de alérgenos alimentarios

Uno de los grandes problemas de hoy en día son los alérgenos en los alimentos. Cada día, millones de personas consumen productos que vienen directamente preparados y que necesitan saber exactamente cuáles son sus ingredientes a riesgo de que se produzca en su cuerpo una reacción alérgica.

Por eso, cada vez las empresas buscan más e investigan sobre los alérgenos en los alimentos que venden y, hoy en día, ningúna empresa de alimentación es rigurosa si no tiene un plan eficaz de control de los alérgenos alimentarios.

Una de las herramientas más útiles para este tipo de empresas es Fichatec un instrumento de lo más útil que permite gestionar de forma fácil las fichas técnicas de los productos, creándolas, actualizandolas y, lo más importante, conectándolas con los clientes.

En este post daremos algunos tips para las empresas que quieran crear su propio plan de alérgenos alimentarios y que no sepan por dónde empezar.

Los primeros pasos

Los primeros pasos consisten en crear un buen equipo, entre ellos, un especialista en alérgenos que serán los encargados de redactar, analizar y validar el plan y que incluirá a representantes de cuantos más departamentos implicados, mejor.

Lo siguiente será realizar un análisis de riesgo para determinar cuál es la situación actual y en qué dirección se quiere ir. También se debe desarrollar un “mapa” donde se especifiquen los alimentos alérgenos, su extracción y su tratamiento.

Inversión en I+D

Es necesario crear un sistema de detección de alérgenos en los productos, por lo que se ha de inventir en nuevas instalaciones que ayuden a los operarios a tratar este tema. Además, se deben estudiar los proveedores e intentar innovar lo máximo posible para poder determinar cada vez mejor de dónde salen y dónde se encuentran los alérgenos con total exactitud.

Control en la distribución

También se debe establecer un plan de distribución y logística, por el cual los alimentos alérgenos no deben ir mezclados con otro tipo de alimentos, para que no se contaminen unos a otros. Se debe revisar también que exista un proceso de revisión y control de los alérgenos en nuevos productos.

Educación de los empleados

Esta parte resulta fundamental ya que, sin formar a los empleados no se puede conseguir que los índices de calidad se mantengan por mucho tiempo. Por lo tanto, se les debe formar, en primer lugar, para que conozcan el territorio donde trabajan; en segundo lugar se les debe familiarizar con el manual de alérgenos alimentarios para que traten con él en cualquier momento y les facilite la labor.

Por último, también se les debe llevar a la práctica de forma visual y atractiva, de modo que tomarán la nueva guía como una “amiga” y no como una enemiga. También se les debe educar en cuanto a las etiquetas: un producto alérgeno debe ir debidamente etiquetado, para que cualquiera sepa si puede consumirlo.

Comentaris


No hi ha cap comentari

Comenta aquest article

Publicitat
Publicitat